Páginas vistas en total

sábado, 21 de mayo de 2016

Nada cambia si tú no cambias

¿Qué te digo? ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué puedo decirte?

Que sí, que me estaré convirtiendo en una pesadilla contigo, pero es porque te tengo demasiado cariño. Que sí, que me cuesta hablarte, pero es sólo porque no me conformo con cuatro palabras fugaces en la calle; sólo me ofreces éso? Que sí, que quiero saber qué me consideras a estas alturas, además de una loca..... Que sí, que me gustaría que fueses libre, que te quiero libre; que no deseo que me digas lo que quiero escuchar, mejor dime lo que piensas, así, aunque duela; a estas alturas del partido, sigo creyendo en lo que dicen los ojos de la gente y en los tuyos en particular. Que sí, que siempre hay uno que quiere más, que recuerda más, que llora y extraña más,....y probablemente seré yo! Que sí, que busco cada día la manera de terminar con ésto sin que me duelan extrañarte luego, pero no logro saber cómo.. Que sí, que soy un montón de imperfecciones juntas, pero que te desean, y ésto....., ésto sólo se lo digo a quien se lo merece. Que sí, que prefería que no te hubieses alejado a pesar de no entenderme muchas veces o por el motivo que haya sido.

Que sí, que muero por un abrazo tuyo, ahora, o por éso que yo te robaría, las cosas claras, no? Que sí, que estar contigo me llenaría, o eso creo, y sí, me refiero a sexo, porque el jodidamente genial; pero no es sólo echar un polvo, que suena fatal, sino también todas esas otras cosas que una anhela, todo lo que te hace vulnerable, como ofrecerte sin miedo, querer sin condiciones; ese algo diferente que hace que un beso o un abrazo o percibir tu olor sea distinto, especial; ay...., no sé, y cosas ya muy guarras también.

Si me llamas pesada por ésto, pues lo seré entonces, lo admito. Si quieres cierro este libro; o si quieres, ciérralo tú, pero jamás olvides que por ti intentaría resucitar, porque matar...., éso lo podría hacer cualquiera.

No te necesito pero me haces falta; y disculpa todo mi atrevimiento, pero en la punta de mi lengua tengo todo un mundo que enloquece por la tuya. Y que un culo y unas tetas no te van a escuchar cuando estés mal.....campeón!

Me apetece volver, sabes? Volver a sentarme a 3 metros de ti y temblar de miedo al ver que te levantas; a sentir esa adrenalina que me invadía con un abrazo rápido, o la sensación de placer cuando me venía a casa.

Que sí, que soy una indecisa, pero contigo lo tengo claro.

    Io*

No hay comentarios:

Publicar un comentario