Páginas vistas en total

sábado, 21 de mayo de 2016

Nada cambia si tú no cambias

¿Qué te digo? ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué puedo decirte?

Que sí, que me estaré convirtiendo en una pesadilla contigo, pero es porque te tengo demasiado cariño. Que sí, que me cuesta hablarte, pero es sólo porque no me conformo con cuatro palabras fugaces en la calle; sólo me ofreces éso? Que sí, que quiero saber qué me consideras a estas alturas, además de una loca..... Que sí, que me gustaría que fueses libre, que te quiero libre; que no deseo que me digas lo que quiero escuchar, mejor dime lo que piensas, así, aunque duela; a estas alturas del partido, sigo creyendo en lo que dicen los ojos de la gente y en los tuyos en particular. Que sí, que siempre hay uno que quiere más, que recuerda más, que llora y extraña más,....y probablemente seré yo! Que sí, que busco cada día la manera de terminar con ésto sin que me duelan extrañarte luego, pero no logro saber cómo.. Que sí, que soy un montón de imperfecciones juntas, pero que te desean, y ésto....., ésto sólo se lo digo a quien se lo merece. Que sí, que prefería que no te hubieses alejado a pesar de no entenderme muchas veces o por el motivo que haya sido.

Que sí, que muero por un abrazo tuyo, ahora, o por éso que yo te robaría, las cosas claras, no? Que sí, que estar contigo me llenaría, o eso creo, y sí, me refiero a sexo, porque el jodidamente genial; pero no es sólo echar un polvo, que suena fatal, sino también todas esas otras cosas que una anhela, todo lo que te hace vulnerable, como ofrecerte sin miedo, querer sin condiciones; ese algo diferente que hace que un beso o un abrazo o percibir tu olor sea distinto, especial; ay...., no sé, y cosas ya muy guarras también.

Si me llamas pesada por ésto, pues lo seré entonces, lo admito. Si quieres cierro este libro; o si quieres, ciérralo tú, pero jamás olvides que por ti intentaría resucitar, porque matar...., éso lo podría hacer cualquiera.

No te necesito pero me haces falta; y disculpa todo mi atrevimiento, pero en la punta de mi lengua tengo todo un mundo que enloquece por la tuya. Y que un culo y unas tetas no te van a escuchar cuando estés mal.....campeón!

Me apetece volver, sabes? Volver a sentarme a 3 metros de ti y temblar de miedo al ver que te levantas; a sentir esa adrenalina que me invadía con un abrazo rápido, o la sensación de placer cuando me venía a casa.

Que sí, que soy una indecisa, pero contigo lo tengo claro.

    Io*

viernes, 6 de mayo de 2016

La cabeza está para perderla

Hola mi amor!!! Así es como yo empezaría este texto o carta, como en verdad me gustaría hacerlo. Me dijiste: "Haz lo que quieras", y aquí estoy!!

"Que no me comporto igual", "Que no soy la misma, cara a cara, contigo"; aún sigo intentando desgranar esas breves palabras, entender por qué es que lo dices tú; y en parte tienes razón, pero es sólo porque cuando me miras siento que no hay confianza, ya no, y me cierro, y luego sonríes.....y joder, me poner nerviosa.

¿Cómo quieres que sea contigo? ¿Como cuando nos vemos o como cuando yo hablo un montón? Concreto, sé concreto. En realidad es que juegas con ventaja conmigo.

Antes de que me arrepienta, voy a decirte todo lo que me pasa. Dijiste que cuando fuese la misma por todos lados, hablaríamos, no? pues estoy esperando cariño. Quiero y necesito esa conversación, pero sin prisas, aunque sea mini, y quiero y necesito escucharte respuestas y todas esas cosas que se hacen en las conversaciones; o sigue sin apetecerte? Prometo no hablarte de lo que tú no quieras, aunque no te imaginas la de cosas que me encantaría decirte, ni te lo imaginas!

Qué gracia cuando me preguntas que si hay alguna cosa más; claro que lo hay, siempre lo hay, siempre hay algo que puedo decir, porque a mí me apetece siempre!

De verdad que lo siento, pero yo te sigo echando de menos, un montón, por éso te he dicho que si alguna vez me cruzo en tus pensamientos, aunque sea brevemente, ya sabes lo que tienes que hacer, lo que yo querría que hicieses, no importa que sea de pensamiento, la cabeza está para perderla, no? y yo quiero perderla, un poco más, y quiero estar soltera, pero contigo.

Cuando te hago todas esas preguntas no es porque quiero que vuelvas a estar conmigo como antes, lo que quería es que no te hubieses ido, que no hubieses cambiado, que es diferentísimo. Pero algún día te robaré un beso, quiero que lo sepas, tenlo claro y presente, para que así haya un delito que perseguir y una condena por pagar; aunque, sinceramente, moriría por un beso tuyo en este momento. Quiero hacerlo contigo, fuerte y duro, porque cuando quieres a alguien y te apetece algo, no hay reglas; las ganas de hacer lo que deseas te destrozan, sientes que te queman por dentro y te olvidas de todo, sin miramientos, a la mierda tus principios...., quieres a esa persona y punto, y éso no puedes evitarlo.

También tengo ganas de un abrazo, pero de uno porque te apetezca de verdad, de los que aceleran el corazón, y no de consuelo porque no te gusta ver mal a la gente. Hay que dar más abrazos, pero sobre todo, hay que follar más. ¿A quién se los regalas ahora?

Pero a lo que iba: aunque ya te lo he dicho un poco, resumido: el deseo consta de más....; qué quieres que le haga si cuando me hablas o lo que sea, me encanta; no lo digo mucho pero sí lo siento. Me pierde tu manera de mirar y quisiera repetir todas las conversaciones, una por una, porque es extraño no hablarnos como antes. ¿Tú no lo echas de menos?

Por tanto, cuando me veas, pregúntame....., dime que te he prometido ser igual contigo, al menos intentarlo, y si no te hablo o no digo nada, oblígame a hacerlo....., porque ésta es la verdadera yo, y no la tonta que se queda callada.....; hazlo eh, porque no puedo más, porque I want you want me.

    Io*