Páginas vistas en total

domingo, 20 de diciembre de 2015

20D

Mis palabras, mi afán de decir las cosas como las siento, son algo que he aprendido hace relativamente poco tiempo, pero que ahora no puedo dejar de practicar. Tengo la necesidad constante de expresar lo que siento, lo que me provocan, y claro, especialmente tú. Quizá mis palabras sean imprudentes a menudo, pero .........qué hago? En verdad no esperaba verme así.

Me acerco lentamente sabiendo cuál será la respuesta y voy sin saber qué encontraré...........; qué difícil es confesar lo que alguien te hace sentir! Sé que me porto mal, sobre todo cuando estoy inquieta, pero mis besos son sólo tuyos, aunque beses a otra.

Hola, buenos días de domingo para ti! Sí, únicamente para ti. Hoy te vi temprano, tan.....diferente, tan sexy, pero que ironía: estoy siendo "ignorada" por la persona a la que le pongo más atención. Ver que te da igual que haya cosas que yo quiera saber es lo que más me machaca.

Es cierto que uno de los errores más comunes es suponer en lugar de preguntar; y tú me lo has reprochado muchas veces, o me equivoco? Por éso pregunto, por éso. Pero es todo muy contradictorio, o quizá realmente sea que yo sí soy muy torpe; todo el día no o todos los días no? He ahí otra gran duda mía. Estás cansado o aburrido, pero no quieres hacer game over??? 

Tú sabes que un mensaje de buenos días aumente la dopamina del receptor produciendo una reacción química que cambia su estado de ánimo??? A mí me encanta decírtelo. Pero sabes, mis testamentos son sinceros. Sí que deseo que podamos volver a hablar de cualquier cosa, lo que sea, sin tensiones, sin aburrimientos, y que pueda o me permitas ir a "molestarte" un ratito, aunque no esté bien visto.

Tenemos la mala costumbre de no mostrar lo que sentimos a los que tenemos cerca, de perder el tiempo. Hoy, yo, te daría los besos que por tonta no me atreví, las caricias que ahogué, te las daría antes de que el tiempo me aparte definitivamente de ti. Hoy mis ojos se encendieron, hoy mi corazón ha acompañado hasta mi cara lo que te esconde para ver si puedes leerlo. Aún tengo la puerta entreabierta para ti, a cambio de nada. 

Y qué? si el quererte me cuesta la vida, si siempre te pienso, si sé que probarte sería un acto suicida,........ Mi anhelo es tu boca prohibida, y qué? prefiero arrepentirme a quedarme con las ganas.

Hay cosas que no se eligen.

    Io*

martes, 15 de diciembre de 2015

A ti

Hola, me lees??? Sí, es a ti que estás al otro lado de la pantalla. No creas que es para otro, no hay ningún otro. Me refiero a ti. Ésto es para ti.

No, no me parece normal todo ésto; en realidad ha superado todas mis expectativas y lo digo totalmente en serio, pero qué otra cosa puedo hacer ya?  Me encantas, sí, así sin más.

En realidad no nos conocemos, pero da igual. Sé que existes y que me gustas mucho. Sé que me lees, lo veo cuando compruebo el doble check azul. Es una locura, probablemente, pero sé que podríamos vivir una vida junto. Felices.

Cada día que te veo, que te saludo, me siento más insegura, más confundida, y quizá no éso no te guste, pero en algunas ocasiones las personas inseguras esconden los mejores tesoros.

Pero volvamos a lo nuestro, bueno mejor dicho a lo mío. Estoy muy pillada aunque hagas como que no lo sabes. Pero si tuviese un papel delante, lo firmaría para que fueses el padre de mis hijos, así de fácil.

Sí, estarás ahora trabajando, quizá pensando en que todo ésto es muy fuerte, muy extraño o incluso que estoy medio loca. Dices que te quita energía esta situación, a mí también. Tengo tantas preguntas y dudas, que todas se me agolpan en la cabeza y las suelto así......., quizá de forma equivocada, pero recuerda......., alguna vez ya dije que yo no digo por decir. He intentado ser clara, concisa, concreta y explícita para que me entendieses, lo he intentado. Igual piensas que ésto se lo digo a todos, pero te equivocas.

Podría decirte que he buscado y que cuando he encontrado........es tarde, tan tarde. Y parece que hay poco que pueda hacer, porque aunque te veo y sé que estás ahí, no tengo nada que hacer contigo, no me quieres a tu lado y aunque no lo digas yo sé que lo que éso mismo que te pregunto tantas veces es lo que prefieres, pero no entiendo por qué extraña razón no me lo confirmas y zanjamos la conversación.

No quiero que estés enfadado, te pido mil disculpas si yo soy la causa. Quizá algún día nuestros caminos se crucen de nuevo y recuperemos ese feeling que tanto echo de menos. Pero no diremos nada, no hará falta, me conformaré con una mirada robada, o clandestina, como clandestino es mi cariño hacia ti. Y no me atrevo a decírtelo.

Resulta que el mundo es muy grande y yo me siento muy pequeña. No quiero tener que verte y hacer como si nada, como si no hubiésemos compartido nunca ni un café. Quizá no haya tenido más agallas, porque a pesar que saber que era arriesgado, una locura, o llámalo como quieras, he insistido hasta la saciedad, hasta llegar a ésto, a sentirte lejos, muy lejos.

No te conozco de nada, pero siempre quiero que lo sepas, porque te aprecio, porque yo sí te tengo confianza, porque he aprendido a quererte y a extrañarte, mucho. Y no me he olvido de todas y cada una de nuestras conversaciones, de todo lo que has llegado a decir (aunque dijeses que era de broma, seguro???????). Y sí, seré una tonta, pero sigo esperando, porque si hay próxima.......no te escapas.

    Io*