Páginas vistas en total

jueves, 27 de agosto de 2015

Sé....

Sé que yo no era así; que a mí me gusta el rosa, las cosas ordenadas, y sé que tengo muy mal café, pero sé describir un paisaje como nadie.

Al final resultó que tus ojos no eran color miel, sino verde oliva. Que más de una vez he jugado con despedirme porque pensé que era lo que tú querías. Que es lo que hay, que puede que sea una locura, y es que estoy loca no?, pero que el que nada no se ahoga.

He oído muchas veces que los finales, al igual que los veranos, pueden ser terribles, pero me encanta el otoño. Si quieres volver, vuelve, y si no....., saluda a tu bipolaridad y recuérdale que me he divertido con ambos.

Y ya sé que podría haber escrito esto de una forma más amena y ordenada, pero siempre encontrarás respuestas en medio de mi caos. Que si hay que morder, se muerde, pero prefiero a los perros ladradores, que hasta en ellos me gusta que me hablen. Que quiero/quisiera sonreírte en blanco para que flipes en colores. Y a partir de ahora, los cafés de dos en dos, por favor.

Y es que tu alma gemela no es aquella que entra en tu vida en paz, si no alguien que viene y pone en duda todas las cosas, que cambia tu realidad, alguien que marca un antes y un después; no suele ser esa persona que todos alguna vez hemos idealizado, sino una persona, común y corriente, que se las arregla para revolucionar todo tu mundo en un segundo. 
.
Pero pienso remar hasta que se me caigan los brazos y que si hay que convencer al burro de que es un caballo, lo convenzo.

Y es que, por injusto que parezca, en la vida sólo conoceremos a dos tipos de personas:

1.- las que algún día echaremos de menos
2.- todas las demás

¿A cuál de ellas perteneceré yo? What are you waiting for tell me?

    Io*

lunes, 24 de agosto de 2015

Te diría tantas cosas

El verano casi está llegando a su fin y no sé si contaros que sigo igual, sin rumbo, sin saber qué camino tomar para salir de esta espiral que gira y gira y sigue girando.

Nunca creí que me sería tan difícil desprenderme de alguien. Sí, soy una tonta seguramente por encariñarme tan rápido de la gente, por dar todo lo que tengo y lo que soy sin pedir nada a cambio. Ser más egoísta para mí, es algo que tengo que ir aprendiendo.

Si hace tiempo puse las cartas sobre la mesa, ahora ya me he mojado del todo. No ha quedado nada por decir, ni por hacer (bueno, por hacer sí). Todas mis reflexiones van dirigidas a ti, sí, como si te tuviese en frente y pudiese decírtelo a la cara, eso que tanto pides, eso a lo que yo estoy decidida pero no terminas de dejarme.

Todos estos días que han ido pasando he hablado y hablado, he sido concreta, concisa y me he mojado. He dicho muchas cosas, de lo que me apetece contigo, de lo que me gustaría, de lo que hay, pero aún podría decir muchas más; el problema es que ahora ya no quieres hablarme.

Hoy te he prometido que ya no habría más, y de verdad que quisiera cumplirlo, sobre todo por mí. Aunque si soy sincera, hasta yo misma dudo de que lo consiga. Pero, para qué hablarle a alguien que no quiere hablar contigo???

Me duele todo esto, me pone triste, seguro que ni te imaginas cuanto, pero tú mandas. Yo seguiré extrañándote, pero es mejor retirarse y no ser una molestia. Yo no voy a decirte que te quiero porque no te he probado, porque siempre me dejas con las ganas, con las ganas de eso que has dicho alguna vez pero no te has atrevido.

No sé si es bueno que ocupes mi mente, que seas dueño de mis pensamientos, pero es cierto que cada noche me acuesto diciendo que será la última, me hago el propósito de no meterme en la cama pensando en ti, de no desearte. Pero mi corazón no obedece a lo que mi cabeza le recomienda, no responde a lo que mi razón le pide. Necesito tenerte cerca, sentir tu presencia, pero tú estás tan lejos y es tan complicado. Y a mí me gustaría que jugásemos a ser niños e ingenuos, a que lo intentásemos. Pero también pienso en que el cariño, el amor, no se deben mendigar.

Si ni siquiera puedes ser natural conmigo, hablarme sin más, olvidar todo lo que no te gusta, qué puedo esperar?? Los seres humanos solemos ser idiotas, a menudo buscamos cosas "bonitas" en lugar de sentimientos bonitos, y luego....., luego vivimos quejándonos de que el amor no existe.

Io*