Páginas vistas en total

domingo, 26 de abril de 2015

No sé por qué pienso tanto en ti

Apareciste cuando ni siquiera te esperaba, pero todo lo cambiaste con tu mirada. No puedo expresar con palabras lo que sentí y siento al verte, pero resulta que el destiempo marca nuestras vidas, pues alguien comparte ya cada uno de tus días, y aunque me cuesta mucho vivir sin ti, no quiero un amor a escondidas. Necesito paciencia para entenderlo, para asumirlo, para desintoxicarme de ti, y no sé si a todas esas señales que el destino y tú os empeñáis en enviarme he de hacerles caso.

Eres aquel con quien tanto soñé, no hay nada que más me haga falta: sólo tus besos y tus miradas. Apareciste y te entregué el corazón en tus manos. Estaba ahogada en soledad, con un vacío total. Juro que lo intenté; intenté no pensarte, no mirarte, no quererte, pero mi corazón lloraba cuando me lo impedía, eras como una necesidad.

Triste y desolada ya no soy capaz de soportar esta ausencia, esta falta, y aunque por donde quiera te busque.................., todo parece haber cambiado. Soy honesta contigo, perdona si te lo digo, pero es que no está en mis manos.............me he enamorado. ¿Cómo decírtelo? si yo siempre te digo que NO. Si tú quieres seremos amigos, pero no me hagas más daño.

Las situaciones parecen no querer avanzar en mi vida. Tu actitud es como la del perro del hortelano, y no sé si serás feliz con lo que tienes; en parte supongo que cuando sigues, será porque hay algo que te llena.

Me siento tonta por hacerte caso en todo lo que me pides, pero sabes que no sé decirte que no. Yo, que respondo a todo, rápido y claro, y también extensa, lo sé.....; y tú, con qué moneda me pagas? directamente no lo haces.

Perdona por quererte, por hacerte importante para mí, por todo lo que he sentido y he dicho. Si no me demuestras lo contrario, me toca ser consecuente; pues creo que ya me he puesto tan en evidencia, que total decir que siempre espero despertar y encontrar un mensaje tuyo, no es nada, no? ¡Cómo quisiera que pudieses verlo todo desde mis ojos! así te darías cuenta de cómo me siento en verdad.

Te echo tanto de menos que ni te lo imaginas; tanto, que sigues siendo mis desvelos, mis sonrisas inesperadas, mis tristezas que tanto abundan y claro, esas lágrimas que derramo a menudo.

Pero luego vienes y me "sorprendes" por la ventana, me miras de esa manera y hasta pareces receptivo. Aunque a pesar de todo, sigo pensando que me tienes silenciada; es por qué no quieres que te suene el teléfono

delante de ella? Qué diferencia: a mí en cambio a me encanta escuchar el sonido de la campana, ése que hace que vea tu cara.

Es tan bonito mira a alguien a los ojos y saber que, no importa que nos deparará el mañana, mientras sea a su lado, mientras te siga viendo de esa manera que sólo él sabe y con la que te sientes la reina del mundo. Es una pena no poder disfrutarte más, durante más tiempo.


A veces creo que todo ésto lo haces porque sabes lo que siento; lo sabías desde antes de que yo te lo confesara, no? Pero creo que las situaciones hay que enfrentarlas, porque de todo se aprende, y si alguna vez me tuviste un poco de estima o llegaste a pensar que podríamos ser amigos, necesito que me seas claro conmigo.


Conocerte, sentir ésto y ahora tener que olvidarlo, no es lo que había planeado. Yo quería vivir cosas bonitas, muy bonitas......contigo, si tú me dejabas.

Dicen que sufrir por amor te hace más fuerte y dura para el resto de la vida, y sé que de esta experiencia aprenderé; quizá lo primero de todo sea no poner los ojos en alguien que no es libre, eso es algo que no debo olvidar.

Hoy quisiera confesar........ que no sé por qué pienso tanto en ti.

   Io*