Páginas vistas en total

martes, 4 de noviembre de 2014

Después de tanto


   Después de tanto…, después de tanto vivido …de tanto pasado… bueno y malo
después de tanto tanto…las lágrimas duelen ….; te das cuenta que todo pasa, que todo caduca, que todo se evapora …, el principio de quizás un no retorno…
…que todo en definitiva termina… que no importa el tiempo empleado ni el esfuerzo puesto…todo acaba… ¿Y dónde te quedas ?....no lo sé.

   ¿Sola?...seguro…, soledad inesperada y dolorosa…, sola con recuerdos que te sacuden como latigazos…, como una película…, la de tu vida…, la de un pedazo de tu vida que ahora queda atrás…y te preguntas por qué …, el por qué de tantas cosas… que he hecho y no he hecho ….si podría haber hecho más o en que me equivoqué…; intentas buscar respuestas en una cabeza embotada…  te afloran los sentimiento…te siente  frustrada, te sientes pequeñita… insignificante…perdida…Infravalorada.... 

   Y a rato pequeños, el  no merecer nada y a nadie…, el no ser suficiente para otra persona…, y vuelven las lágrimas que ahogan…, son mezcla de dolor rabia y desesperación… las trago para continuar… intento olvidar para seguir… te colocas tu máscara de estar todo bien…. Que todo vaya bien …que nadie vea tu pena…no querer dar lástima…, pero bajas la cabeza… y ahí están para recordarte que el dolor sigue latente…duele a cada momento cada instante con cada recuerdo…
…continuar… ¡sí!…pero por ahora me conformo con pasar las horas con llegar a mi rinconcito… y sólo dormir…, olvidar…y esperar que llegue otro día… otro día…y el dolor remita y volver a empezar… empezar la vida …. Mi vida…y…ser yo…

   A vosotras … a mis tres amores… os quiero por sostenerme …por cada palabra a tiempo … por dar un toque y estar por reír conmigo y también llorar… por aguantar mis malos ratos…, por a acariciar este alma rota y limpiáis con cariño las heridas…GRACIAS… NO ESTAMOS JUNTAS pero la distancia no es suficiente para no sentir vuestra amistad. Volveré a ser yo solo tiempo…

      Campanilla

domingo, 2 de noviembre de 2014

Estás en mi lista de sueños cumplidos

   Seguro que a much@s de vosotr@s os ha pasado más de una vez. Escuchas una canción y parece que está escrita para ti, cuenta exactamente lo que te está pasando y como te hace sentir; pero es difícil controlar las emociones, pensar con la cabeza fría.

   He intentado casi todo para olvidarte, pero el mundo a menudo se derrumba a mis pies y no logro aprender de la soledad. Realmente me lo he propuesto muchas veces, pero he de reconocer que no quiero. Me pregunto si sobreviviré a esto, a este te tengo y no te tengo, a esta confusión. Duele tanto cuando quieres expresar lo que sientes pero todo lo que puedes hacer es guardar silencio……. No me gusta hablar sola; es justo recibir respuestas cuando preguntas, pero ni el tiempo, ni las palabras y tampoco las oportunidades regresan: el tren pasa una vez.

   Necesito de grandes dosis de paciencia para soportarlo y sé que tengo que llorarlo mucho para finalmente curarme de ti; pero no puedo, el tiempo pasado no puedo olvidarlo.

   Los días de ahora ya no me gustan, sigo sin entender porque todo no es como antes. Fíjate que hace 4 día que has vuelto y sólo nos hemos visto……qué? 3 minutos de nada?? Eso no es normal.

   Cada día me propongo el no decirte nada, es mi propia guerra interna; no suelo conseguirlo y después me siento peor, claramente, pero qué puedo hacer si te quiero todo para mí !!!!!

   Algunos dicen que el pasado es eso, pasado y que por lo mismo allí debe quedarse. Yo soy de las que no pueden evitar tenerlo presente; cuando hay cosas que te hacen feliz, que te han calado, es difícil no recordarlas, no querer que todo siga igual……, eso es lo que yo quiero.

   Cuántas noches no he podido dormir pronunciando tu nombre, pensándote, deseando escuchar tu voz; cuántas tardes hemos pasado escribiéndonos, picándonos, y ahora…….., ahora yo no sé que hacer. Porque aunque nadie sabe lo que a nadie le digo, la noche entera es corta para soñar contigo y todo el día es poco para pensar en ti.


   Perdón si te llamo, si te escribo, si te necesito o si me haces más falta, pero me desvelas y he aprendido a quererte a mi pesar, eres como un vicio que no quiero dejar y aunque me lastimes y las espinas se me claven más y más, quisiera estar contigo, ser tuya hasta morir de dolor; moriría por decirte que estoy condenada, encadenada, seducida, enloquecida, entregada al delirio, que quiero esa noche, una y otra vez, esa noche para mí, debe ser para mí. Decirte: “Estás en mi lista de sueños cumplidos”.

       Io*