Páginas vistas en total

domingo, 29 de diciembre de 2013

Un año más

  Tenemos ya a la vuelta de la esquina el fin del 2013, y como cada año seguro que cada un@ de nosotr@s nos pondremos a pensar que ha sido lo mejor y también lo peor que nos ha sucedido durante estos 365 días. 

  Es cierto que nos tenemos que quedar con los momentos que nos han hecho felices, esos que nos han mantenido con la sonrisa en la cara, los que nos han hecho gozar, en los que hemos respirado libremente, experimentado nuevas sensaciones y emociones y hemos dejado a atrás los fantasmas del pasado. Pero, ¿quién puede olvidar los malos momentos? De ellos aprendemos también. 

  Si yo tuviese que hacer un repaso de mi año, podría resumirlo en que ha sido como una gran noria que no ha dejado de girar, a toda velocidad, durante todo el 2013. Con sus buenos momentos pero también con momentos de añoranza, de melancolía, de echar de menos, constantemente, a ese alguien que me ha desarmado y ha entrado con todo su ejército hasta lo más profundo de mi.

  Echo de menos, de cuando era niña, que al no tener pasado que nos perturbe  ni futuro que nos preocupe, sólo vivíamos el presente; pero esa es una de las cosas que olvidamos cuando crecemos.

  Sé que no está bien quejarse de si ha sido un mal año o no, porque siempre hay quienes estén peor que nosotros, pero a menudo eso lo olvido. Sé que tengo que alegrarme de que mi familia esté unida, feliz, sana, que he descubierto amig@s que son de esos de verdad, con los que puedes contar, que te escuchan y animan en tus horas bajas, pero que también están para los momentos divertidos, esos son los bueno AMIGOS.  Sobre todo, sé que tengo que alegrarme de estar viva. 

  Cuando comenzó este 2013 pensé "va a ser un buen año"; me tocaba cumplir una cifra redonda: los 30!!, superar esa barrera que dicen tanto cuesta y que yo ahora estoy comprobando, porque sí que cuesta. Todo iba marchando como, más o menos, marcha siempre: días guays y días de esos tontos. La verdad es que ha pasado demasiado rápido, más de lo que me hubiese gustado, y reconozco que no lo he vivido con la positividad que hubiese debido, pero es algo que creo que no me caracteriza, aunque voy a empezar a hacerle caso a esa amiga que tanto tiene que aguantarme con mis paranoias (tú sabes quien eres) y que siempre me dice que por qué yo siempre pienso que a mi no pueden pasarme cosas buenas. A partir de ahora prometo escucharte y hacerte caso (aunque me cueste), porque ya es hora, porque me lo merezco, porque quiero disfrutar y porque me da la gana.

  Y a ti, a TI, hoy no sé ni que decirte. Ha pasado otro año, pero ha sido diferente, porque me he dado cuenta de que lo que yo pensaba era sólo una tontería pasajera se ha convertido en algo diferente hasta ahora. Lo único en lo que no encajas conmigo es que eres fruto prohibido (por ahora). Pero como siempre hablamos, ¿quién dice que no se puede? ¿qué hacer cuando lo que se quiere y lo que debes hacer no es lo mismo?

  Yo aún sigo esperando mi "regalo". Ese que quizá sólo puedas darme tú, el mejor de todos los regalos, el que no dejaría de usar a todas horas; ya sabes que lo quiero y aunque nunca pido nada......., para con éste hago una excepción.

  Para despedir al año os deseo a todos, a los que conozco y a los que no, que os quedéis con lo mejor y también con lo peor, de ambos aprendemos (de lo de en medio no obtenemos nada, pasa inadvertido), para mejorarlo en el próximo. El 4 me gusta, el 2014 va a ser mejor año, así lo siento y lo quiero. Así que desde el día 1 miremos al futuro viviendo el presente, aprendiendo de él y disfrutándolo al máximo. 

  ¡¡¡FELIZ 2014!!!

    Io*


domingo, 22 de diciembre de 2013

De nuevo TÚ

  Aquí me tienes un día más, llorando por las esquinas de este mundo tan grande y frío que me rodea.

  Tengo tanto tiempo para pensar, para pensarte, que hasta me hace daño. Siempre intento recordarme que si los sueños son más grandes que los miedos, los logros serán más grandes que los fracasos. Pero a menudo se quedan en eso, en palabras que escucho y que me repito, pero que después no llevo a la práctica.

  Me doy cuenta, después de todo este tiempo, que lo que únicamente busco es a un ser humano que se deje amar en horas hábiles e inhábiles, que me de permiso para escribirle poesía si así me sale y que, de vez en cuando, pueda ser mi cómplice en los sueños. Pero debe tener experiencia en vuelos hacia nuevos destinos y contar con el coraje necesario para amar.

  Aunque yo sienta que no soy tan importante como me gustaría (aunque tú me dices que sí), es cierto que aunque nos creamos sólo una gota en el mar, ese mar sería menos sin esa gota ¿no?

  No sé si sólo me gustas o es algo más, si te quiero o sólo te necesito. Lo que sí sé es que me encanta la sensación que tengo cuando estoy contigo. Si hablar contigo me pone feliz, imagina lo que siento al verte!!! Eres el tipo de persona que podría amar toda mi vida como una loca.  Cambias mis expectativas y le das un giro a mi vida sin siquiera intentarlo. No puedo decir te amor porque no nos conocemos bien, en todas las facetas de la vida; porque no sé, si quiera, si emplearé esa palabra en el futuro. A veces los "te amos" más lindos son los que se dicen con acciones y no con palabras. ¡Ojalá se te escapara un "te extraño" de repente!

  Tú y yo tenemos besos pendientes, que no se te olvide.

    Io*



viernes, 20 de diciembre de 2013

¿Incertidumbre o Certeza?

  Otro viernes más llega y la ansiedad, la tristeza y la melancolía se apoderan de mí. No sé como hacer para controlarlo, no sé que hacer para no pensar en ti, no sé que hacer para no echarte tanto de menos.

  Quizá ahora que se acercan estas fechas tan especiales como son las Navidades, en las que a algunas los sentimientos nos afloran por todos los poros de la piel, es que tenga este ánimo tan sensible. A veces ni me reconozco a mí misma, sólo pienso y pienso y sigo pensando.

  Si me paro a escuchar lo que me dice mi corazón, él me cuenta que palpita fuerte y veloz por ti, que siente que eres especial (como nadie más, y aunque parezca raro, lo sabe porque no se había sentido antes así), que le has llenado de alegría y que lo sigues haciendo cada vez que te siente cerca, cada vez que le hablas o simplemente me miras. Mi corazón es muy sensible y sufre con tus ausencias porque se ha acostumbrado tanto a ti, que no tenerte cerca, sentirte o saber que piensas en mí (aunque sólo sea un poco nada más como a veces me dices), le hace ir llorando por los rincones. 

  Luego está mi cabecita. Si me pongo a escuchar lo que piensa ella, me dice que cree que no hay nada que hacer, que no debería perder el tiempo, que mi corazón sólo ve oasis en un seco y gran desierto. Me dice que vea de verdad, con los ojos bien abiertos, que parece que no me echas de menos, que para charlar un ratito y tal está bien, pero que no me piensas.....

  Y con todo esto, si soy sincera, creo que no debo mentirme pero tampoco ocultar lo que siento. Así voy, haciéndole caso unas veces a uno y otras a la otra. Pero hay una frase que me gusta mucho y que me viene genial a mí, que es:

"El cerebro le dice al corazón: ¿por qué siempre hago lo que tú quieres?, y el corazón le responde: porque tú piensas lo que yo siento."

  Y todo eso es tan cierto, porque.......¿cómo decirle al corazón que no sienta? ¿cómo obligarle a no pensarte? Sólo el que persevera encuentra un mañana mejor, ¿no?. Yo quiero que seas como una escoba y que barras de mi vida todas las tristezas, que pintes mi vida de colores, de pasión, de sabor, emoción y ternura.

  Verte "en línea" ya no lo soporto. No es justo que sepas tanto de mí (porque sé que lo sabes perfectamente aunque me digas tantas veces "no entiendo") y seas escueto en cuanto a las pistas.

  Llorar y desahogarme es lo único que me apetece. No he llorado por nadie tanto como por ti, pero aunque parezca malo hacerlo, yo te aseguro que eso lo que significa es que eres demasiado importante en mi vida. De ella no sale y entra la gente tan rápido. Tú has entrado, has llegado hasta el fondo, te has sentado y te he visto cómodo, y ahora........no quiero que te vayas; espero que tú tampoco quieras irte porque en verdad me haces falta, más de la que crees.

  ¡Quiéreme un poquito más! En verdad lo necesito, no es un capricho.

    Io*


viernes, 13 de diciembre de 2013

Otro finde que llega

¡Qué difícil cuando llegan los viernes! Cada uno que pasa me cuesta más, los fines de semana son demasiado largos cuando no te veo.....aunque hablemos, yo siempre necesito ver tu sonrisa, disfrutar de tu  mirada, tan distinta a otras.......

Estoy como en una fase en la que después de vivir ansiosa por saber de ti, estoy disfrutando de cada momento que compartimos, de como me hablas, de lo que dices, de como miras, de tus sonrisas, y aunque yo siempre digo que no me creo lo que dices, jajajaja, quiero que sepas que muero por lo que me dices, que no olvido ni una sola de tus palabras, que repaso una y otra vez tus conversaciones. Ojalá y lo que me dice esa "amiga" nuestra (aunque tú digas que no quiere serlo de ti) fuese verdad: Que a "mi rey" ya lo tengo en el bote, jajajaja.

Cada día me doy cuenta y pienso en que me gusta mucho como ha ido sucediendo todo esto. Yo estaba como perdida, intentando buscar no sé que, y de pronto, un día tú apareces y es como si me cogieses de la mano y dijeses......por aquí.....aunque no parezca que estés para mí. Como muy bien dijiste tú mismo el otro día, no se debe, pero poder se puede.

El lunes no nos veremos, así que el finde será un poquito más largo de lo debido. Te pensaré como siempre y te echaré de menos......pero el martes no te libras.

    Io*

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Viéndolo todo al revés

  Paseo por las huellas de lo un día nos hemos dicho. Sonreía por tener esa amistad contigo aunque quizá debería llorar porque nunca seremos más que amigos. Parezco vivir de los recuerdos, pero parece que nada tiene sentido. A pesar de eso, sigo esperándote cada noche en el mundo de los sueños, porque allí nada parece tener final, y hasta haría de cada una de esas noches una leyenda. Y es que me estoy volviendo loca de tanto esperar.

  Hoy sólo quiero ahogarme en mi vaso; hoy espiro en el suspiro de tu último adiós, me siento más fracasada aún. Y es que no veo nada positivo en este mi fracaso, aunque sí creo que valgo más que lo que tengo al alcance de las manos, pero nadie me espera.

  Esto dejó de ser un juego hace ya tiempo, ambos nos hemos dado cuenta. Para mí está siendo como una tortura, y aquí me tienes, pendiente del tiempo, de los días, del móvil a cada momento. Me siento cansada, porque ya no disfruto como solía hacerlo, porque cada día me siento mal, y es que quizá necesito olvidarme de ti y convencerme a mí misma que puedo seguir.......sin ti.

  Pero mis sueños no me lo están permitiendo porque cada día te cuelas en ellos y te conviertes en su protagonista. Son noches blancas de amor, donde solos estamos tú y yo y donde no pensamos que haya un final, sintiéndonos libres y sin miedo. Y es que, eres todo lo que yo soñaba desde hace tanto tiempo, que hasta duele saber y sentir que por fin lo has encontrado pero que no es para ti........

  Hoy hace 5 días que no nos vemos, días en los que no hemos hablado nada; yo te echo de menos, nuestras conversaciones, mil veces lo he dicho, hecho de menos compartir esos momentos contigo, pero no me sale el hablarte y hasta eso me duele. A pesar de que me has escrito para preguntarme :"¿Dónde andas?" no he podido responderte como me hubiese gustado, tengo como un nudo en el pecho y en la garganta que me lo está impidiendo. Y sigo preguntándome mil veces qué es lo que me está pasando! Yo ya creo saberlo, y alguien sí que me lo dice cada día, pero no me lo demuestras.

  No quiero seguir estando así, me gustaría retroceder el tiempo meses a atrás y volver a empezar............porque siento que cuando me vaya ninguna lágrima caerá por mi......

    Io*