Páginas vistas en total

jueves, 1 de agosto de 2013

Amor a la carta

  ¡Qué cosas nos pueden llegar a ocurrir en un instante, en un segundo, en el que siquiera llegamos a darnos cuenta de lo que acaba de suceder! Es con el tiempo cuando vamos "despertando" y entendiendo lo sucedido.

  Fijaos si es tan simple la entrega de un documento, en el que no se pierde ni un segundo, pero que creo estaba marcado para que conocer a quién vuelve a abrir esa pequeña ventana de la parte de atrás de tu corazón, porque lo primero que hace es abrir de una patada las puertas de tu estómago.

  Esta vez Cupido no disparó a quemarropa, a traición, sino todo lo contrario: ni estaba por allí!!!!!

  Bueno, pues, casualidades de la vida, esas dos personas comenzaron a verse a diario, unos simples minutos, segundos a veces incluso, pero que poco a poco fueron alargándose y compartiendo curiosidades y anécdotas. Dos amigos más. 

  Y así fue pasando el tiempo, un año casi; y en un momento muy grato para él, de lo más feliz de su vida, ella resulta que se dio cuenta que necesitaba verlo más y más, que lo echaba de menos, y comenzó a preguntarse "¿por qué?". Sí, la respuesta llegó rápido, demasiado rápido, ya no lo veía como un "amigo" más; ahora él era ÉL, ese que ocupaba todos sus pensamiento, con quien necesitaba hablar todos los días, a quien necesitaba mirar a los ojos y sonreír, el que había vuelto a despertarla de un  aburrido letargo. 




  Poco a poco fueron compartiendo más y más momentos, charlas a diario, de cualquier cosa, no importando la hora, en la que ambos necesitaban saber como estaba el otro, pero sin decirse "¿qué pasa contigo?".

  Han pasado ya más de 2 años desde que comenzó todo y siguen viéndose cada día, tienen ganas de verse a solas, de estar uno frente al otro en otro ambiente y, bueno,.......escuchar en silencio. 

  Es lo que tiene el amor no? que no avisa cuando llega.

  A veces la ansiedad se apodera de ella, pero cuando lo ve.......el mar vuelve en calma. Lo que no quiere es pasarlo mal. Dejarán ver que les tiene el destino deparado y que es lo que les dejan compartir. Alguien, incluso, le ha dicho a ella que la forma que tiene de mirarla, de hablarle y demás, dice mucho de lo que flota en el ambiente, del feeling que se ve desde fuera, pero se resiste a creerlo...... porque ¿de qué sirve un futuro ideal, construido en terreno ilegal?

   Pd.: Seguiremos informando.  :-)

        Io*