Páginas vistas en total

martes, 28 de mayo de 2013

Mil gracias

Mil gracias a todos los que nos seguís fieles y disfrutáis de este blog. 



Recordad que estamos a vuestra disposición por si queréis compartir vuestras historias con todos.

Un saludo,

Io*

El Destino

   Hay veces en la vida que "nos interesa" creer en que nuestro pasado, presente y futuro ya estaba establecido incluso antes de nacer. Otras, en cambio, optamos por la idea de que lo que nos sucede en la vida es algo que cada uno nos labramos.

   Yo soy de esas, como buena soñadora, de las que creen que hay algo bueno para cada uno, aunque a veces tarde en aparecer más tiempo de lo que nos gustaría.

   A veces, con las cosas que nos pueden llegar a suceder, nos cuestionamos si en verdad el destino actúa en nuestro favor con esa magia que hace especial cada momento.

   Ahora, mi opinión al respecto es, que ha sido el DESTINO, para bien o para mal, quien ha colocado a alguien en mi camino, más bien ha hecho que me tope de bruces, pero como si de un "juego sucio" se tratase, no puedo jugar tal y como me gustaría. Es un dulce "caramelo" que me enseñan cada día y que al final se lleva otra persona, y eso es lo más duro. 

   El sexto sentido que tenemos las mujeres no suele fallar, pero a veces las situaciones vienen demasiado enmarañadas y no lo vemos con total claridad, de ahí las dichosas confusiones.

    Creo he vivido situaciones engañosas más de una vez, y ahora lo sé porque lo que vivo y siento en estos momentos es totalmente distinto a todo lo anterior. Es algo mucho más profundo, más de adentro, más intenso y no tan meramente superficial.

   Yo quiero saberlo todo de ÉL, TODO. Reír y hasta llorar juntos, que el tiempo que nos pase volando (cosa que nos sucede a diario), que seamos los únicos en saber qué es lo que tenemos, que el mirarnos fijamente a los ojos nos baste para entendernos, que nos sorprendamos cada día, cada hora, cada minuto. Pero lo que más quiero es que se quede en mi vida, porque después de "herirme", no vale que desaparezca sin más.


   El caramelo ahora lo tiene otra, pero a veces podemos cambiar de preferencia y lo que antes nos gustaba, ahora no......... ¡¡¡¡¡Quizá algún día esa chuche tan dulce sea mía!!!!!

    Io*