Páginas vistas en total

sábado, 27 de abril de 2013

Dueñ@s

Aquí estoy de nuevo, y sigo sin poder evitar evidenciar mi cariño por esa persona que hace que las mariposas revoloteen en mi interior; el que me ha ido despertando nuevos sentimientos; el que ha llenado de nuevo mi corazón y ha pintado esa sonrisa en mi cara como con un permanente.

Aquí estoy para decirle que pienso demasiado en él, que me gustaría vivir para siempre con él sin darle importancia a lo demás. Para decirle, que los fines de semana, ya que no puedo verlo, dentro de lo más profundo de mí es como si hubiese una tormenta. 

Hay una gran distancia entre nosotros, pero quiero reír como lo hacemos cada día y, poco a poco, atravesar el cielo si hace falta con esa sonrisa y esos buenos días que me da cada día, con cada una de las visitas que me hace para despedirse con ese "hasta mañana".

La vida me está enseñando que no hay que rendirse ni doblegarse, y menos al corazón, si no que hay que llevar el destino de las riendas, con fuerza, y defender bien lo de uno de quien sea.  A mí lo que me está pasando, simplemente, es que llegaste tú para voltear mi mundo por completo; y ahora sólo quiero seas mi dueño y yo ser tu dueña.

Si miro al pasado no sé como llegué a esto, quizá nos estábamos esperando, el destino era que nos conociéramos, aunque todo parezca imposible. Eso es lo que pienso a menudo, o quizá lo que quiero creer para seguir dando ese grado de positividad.

Bendito el lugar y el día en que te conocí, benditas las coincidencias que nos pusieron puntuales ahí y hacer que nos encontrásemos en el camino de la vida; bendita tu presencia. Benditos esos ojos que me esquivaban al principio, como si me ignoraran, pero que de repente me miraron; que se miraron.

Con las gotitas que voy recibiendo de ti sobrevivo, porque creo van formando un río que tardará en secarse.

Hasta el lunes, "chulo"!!!!

    Io*