Páginas vistas en total

jueves, 23 de agosto de 2012

¿La media naranja?


Desde tiempos remotos, hombres y mujeres, estamos empeñados en buscar sin cesar a esa otra media naranja que nos complemente, a ese otro ser que nos haga sentir completamente llenos, en todos los sentidos.

Quizá es, porque la cultura en la que vivimos nos hace estar como preconcebidos a buscar y tener que encontrar a esa otra persona que dicen nos está esperando, y que únicamente está predestinada para nosotros. Puede que sea cierto que en el mundo haya una persona para cada uno de nosotros, pero a veces resulta tan difícil de entender!!! Puede que esa persona esté a miles de kilómetros de nosotros, o puede que esté más cerca de lo que pensamos.


Yo no es que no crea en lo de las medias naranjas, es más, me encantan las parejas, lo que conlleva, el compromiso que se adquiere, todo lo relacionado con ello; pero no creo que  nadie tenga que aparecer para complementarme y sentirme 100% feliz, porque lo que yo quiero y necesito es a otro que sea una unidad entera, firme,  preparada y lista para enfrentar y vivir todo lo que venga, que quiera disfrutar conmigo y de mi, que aparezca y ambos pensemos " es ÉL/ELLA", que las chispas inunden nuestros ojos cada vez que nos veamos y los fuegos artificiales decoren nuestras noches, que esa energía que transmitimos al tocarnos sólo la sintamos nosotros y que no sepamos explicar con palabras lo que sentimos, si no que dejemos al instinto actuar. 


Da igual si es naranja o limón o manzana o lo que tenga que ser, dulce o salado, eso es lo de menos, porque lo polos opuesto se atraen ¿no?.

    Io*

miércoles, 8 de agosto de 2012

La oveja negra

En multitud de ocasiones escucho a la gente contar momentos importantes que le suceden en la vida, y es entonces cuando yo me paro a pensar y reflexionar sobre mi propia vida.

Dicen que lo que se siente cuando te dan un abrazo verdadero es algo, que como que te recorre todo el cuerpo, sintiendo que quién te lo da lo hace desde dentro, con el corazón, porque le nace, un abrazo de los de VERDAD. 

A mi, no me gusta, para nada, sentirme el centro de atención de nada, puesto que mi timidez me lo impide, es algo superior a mi; pero la soledad que siento en miles de momentos es tan inmensa, que hace derrumbar todo mi mundo, quitándole el valor a lo más insignificante.

Yo también, espero recibir ese ansiado abrazo que hecho en falta desde hace tanto. Ése que llega sin que haga falta una sola palabra, si no que baste sólo con la mirada y los sentimiento. Ese abrazo con el que me sienta querida e importante por y para alguien, aunque sea sólo por un minuto. 

Echar en falta cosas no materiales en este mundo a mí me resulta complicado, porque precisamente son cosas que no puedes adquirir cuando las necesites. Un simple "¿Cómo te encuentras?" adquiere tanto valor en ocasiones, que el emisor de esa pregunta ni tan siquiera puede imaginarse la importancia que le da la persona que lo recibe. 

Quizá de cosas así, y muchas otras, venga la famosa expresión "sentirse la oveja negra". A menudo, las personas que nos rodean, no se dan ni tan siquiera cuenta de que alguien pueda llegar a sentirse así. En esta vida cada uno sigue su camino, a veces mejor y a veces peor, y ni nos damos cuenta de si alguien a nuestro alrededor está ahí, pasando por un bache.
Por eso yo siempre intento reivindicar que seamos nosotros mismos, auténticos de verdad, que busquemos lo mejor y luchemos por lo que queremos conseguir sin decaer por las adversidades que se nos puedan presentar, pero también digo que nos fijemos un poco en las personas que nos rodean, los que de verdad son importantes para nosotros, para que no les dejemos caer, para que sepan que ahí estamos, con ellos, dispuestos a darles la mano cuando la necesiten.

Os recomiendo dar muchos, muchos, muchos abrazos. Si no demostramos lo que sentimos, ¿qué podemos hacer con lo que llevamos dentro?. El mío (el abrazo), sé que me está esperando en algún lugar, y que llegará, tarde o temprano, y será taaaaaaaan grande y tan intenso, que lloraré a mares y me dejará los huesos hechos polvo, jajajajajajajaja (tomándolo con humor).



    ****

miércoles, 1 de agosto de 2012

Un mar de dudas


Que las dudas se apoderen de mis sentidos me pone demasiado nerviosa en estos momentos, bueno, en estos y en todos los de mi vida. Pero yo creía haber superado mis dudas con respecto a alguien, y ahora me ha dado por pensar que quizá no lo haya hecho del todo, y que aún, en el fondo, siga pensando que quizá........, albergando esperanzas.

Me siento perdida cuando veo que todo lo que hay en el exterior es tan inmenso, que me resulta imposible de abrazar. Me descoloca demasiado el volver a pensar en todo lo que había imaginado que ocurriría contigo. Cómo me hubiese gustado agarrarme de tu cuerpo cada día, a cada momento, sintiendo cada uno de tus movimiento, escuchar tu cálida y tierna voz, ese sentimiento que no podría abandonar.La de veces que habré imaginado ir cogidos de la mano por la calle, unidos.

Llegué a oír los susurros de la mañana como espantosos truenos que no dejaban de retumbar en mi cabeza. Y no me gustó.

Pero ahora, nuevamente, todos esos sentimientos de duda han vuelto a mi. Es como si nunca se hubiesen marchado, y no sé si de verdad quiero envolverme en esa espiral que tan confundida me tuvo.

Supongo que el tiempo pone todo en su sitio, y las dudas se irán despejando. Quizá esta vez tendría que aprovechar cada momento tal y como viene, sin pensar en el después, y disfrutarlo. Sólo disfrutar.

    Io*