Páginas vistas en total

sábado, 28 de julio de 2012

¿Mente o corazón?

 
¿Por qué será que a menudo, mi mente y mi corazón entran en conflicto? Es un hecho que ambas siguen un rumbo bastante diferente en los asuntos del amor, y más cuando la "situación" no es fácil.
 
En estos momentos, mi corazón no puede evitar sentirse atraído por el hermoso juego del coqueteo. Ese juego que te pone la eterna sonrísa en los labios, que te tiene pendiente de un hilo cada día y que te hace levantarte cada mañana de un mejor humos. Pero también es ese juego, que hace que la propia mente esté constantemente funcionando, hecho que provoca que ambos entren en conflicto, porque sé que NO puede, NO debe y NO tiene que suceder.
 
Es muy difícil mantenerse en el punto cero cada día. Siempre que ocurre algo que el corazón siente a mil, ahí aparece la mente para decirte: "Shhh, que no puede ser". Es difícil ser una misma la que tiene que ponerse los límites para no dejarse llevar demasiado y caer en la tentación, y no por el mero hecho de caer en ella (que es lo mejor del mundo), si no porque sabes que no llevaría a nada.
 
A pesar de todo ello, yo creo que mi corazón siempre estará dispuesto a plantarle cara y buscar pelea para como mi mente, si fuese necesario. Porque es tan emocionante SENTIR, que no lo cambio por nada.
 
    Io*

domingo, 22 de julio de 2012

Cuando resurgen las segundas oportunidades


El famoso refrán, segundas oportunidades nunca fueron buenas, no siempre tiene por qué ser cierto.

Siempre nos dicen, y a menudo hemos comprobado, que la confianza es un valor muy a tener en cuenta para compartir con los demás que nos rodean, y que verdaderamente nos  importan. Por eso, hay que tener confianza en todo lo que emprendemos, aunque sea por segunda vez, y sobre todo, sin rencores.

Yo no es que me sienta que haya perdido la esperanza en el amor, en encontrar a alguien con quien compartir todas mis inquietudes, mis deseos, mi futuro, lo bueno y lo malo, todo; pero sí es cierto, que ha habido momentos en los que todo era un poco como un túnel oscuro y tenebroso, que me daba pánico. Miedo, una y otra vez, al fracaso, a la soledad y vivir llena de frustaciones.

Pero de repente, un dia, ese preciso día, vuelve a salir el sol, brilla con fuerza, desprende una energía especial, y lo notas porque es muy intenso. Ese día, en el que alguien que creías pernetecía al pasado y que allí se quedaría, aparece de nuevo, con energías renovadas, para sorprenderte de nuevo. Y al igual que a mi querida Murron, me encantan las SORPRESAS!!!!!

No es que sea literalmente una segunda oportunidad, porque éstas hay que merecérselas, pero se le asemeja. Lo que sí es cierto, es que siempre hay que ir con pies de plomo, más que nada por cautela, disfrutando de todas las experiencias, pero sin caer de nuevo en los mismos errores.

A tí, que no puedo decírtelo directamente a la cara, ese día en el que tú no podrás separarte de mí, no tardará  mucho en llegar, lo sé.

    Io*

martes, 17 de julio de 2012

Ese raro fenómeno llamado AMOR


Hay un tema que siempre tiene mella: el Amor. La gente habla del "amor que duele", "para amar hay que creer", "morir de amor", "amores que matan", también hablan de pasión, sexo, follamigos y hasta de ¡medias naranjas! Y en todo el conjunto, en este caldo tan jugoso, me han entrado ganas de seguir hablando del amor.

Tanto es así, que me armo de desfachatez y hablo, a mi manera, de ese raro fenómeno llamado amor, sin más base, que la que yo misma he padecido y disfrutado.

Lo que más me llama la atención es, las diferentes y casi opuestas, en ocasiones, lecturas que hacen del amor las personas. Como si de una canción se tratase, leemos o escuchamos un mensaje, y la conclusión que saco es que éste, tiene poco que ver con quién lo emite, si no que más bien, recae la responsabilidad en quién lo recibe y en el momento en que lo recibe.

Creo que eso que llaman amor muchas veces no es más que enamoramiento, y en realidad, de uno mismo más que del otro. Te "enamoras" de cómo te sientes tú con la otra persona más que de ella, a la que miras muy superficialmente. Te "enamoras" de cómo imaginas que será y justo cuando empiezas a conocerla realmente, te desenamoras.......¿casualidad?  Pero no se puede demostrar. Sería como buscar una definición para el olor a chocolate. No sé si me valen las novelas rosas, con cuerpos que se desencadenan formando besos, etc....

Igual os preguntaréis si creo en el amor. ABSOLUTAMENTE. Y sí, me estoy refiriendo con ello a un amor romántico, que te embriaga y te transporta al más alto deseo sexual, pero que también te lleva al más acogedor nivel de paz interior. Creo que cuando en la persona que amas descubres unos ojos que te miran con admiración, encuentras motivos para creer en ti, más que en ningún otro lugar del mundo y en ese camino, alcanzas el máximo potencial personal, profesional y humano.

Creo que el amor es más que algo práctico para que se mantenga la humanidad, y no estoy pensando en el sexo y todo eso de la propagación de la especie, aunque también. Me estoy refiriendo a que sin amor, nos extinguiríamos. Si el amor no estuviese presente, ¿qué motivo tendríamos para cuidad de nuestros hijos, ancianos o enfermos?, ¿qué otra fuerza movería a las masas cada vez que ocurre una catástrofe? o ¿qué motivo tendríamos para mantener el esfuerzo personal que suponen nuestros trabajos? El amor, no está solo en las parejas que se besan en los bancos, está en todas partes.

Pero a pesar de todo ello ¡estoy sola! Y a menudo me pregunto, ¿por qué una persona sin ningún defecto irreparable, sana, abierta, etc..., no invierte un porcentaje de su energía diaria en buscar aquello que llaman "media naranja"? ¿Será que estoy escarmentada? ¿sufro miedo al rechazo, a que me hagan daño o a perder la libertad? ¿Tengo algún tipo de dificultad para intimar con otros? ¿Tengo argumentos físicos, psíquico o sociales que me impidan amar? En realidad, todo lo contrario. Es como si hace tiempo hubiese encendido el botón de amar y ahí hubiera quedado, en modo automático.

A veces escucho aquello de "conformarse", con el que tantas parejas se unen, pero no me siento identificada con ello.  No es solo que "no me conforme", ¡es que no puedo! Si no es amor, no lo es, y no pasa nada, pasaría a llamarse algo como: "somos amigos", "somos compañeros", "somos amantes", "estamos conociéndonos", etc.... tantas y tantas expresiones que se podrían poner en práctica. Pero TE AMOR, es una preciosa coincidencia que se da muy pocas veces en la vida, y no es que me entristezca, en realidad me parece una suerte, porque sé que EL AMOR EXISTE.

    Io*

viernes, 13 de julio de 2012

Un día....



Un día, la vida me golpeó tan fuerte, que me enseñó a resistir.

Un día, me mintieron de tal manera, que me dolió y, entonces, aprendí a ir siempre de frente con la verdad.

Un día, me falló quien menos esperaba y, entendí que las palabras hay que cumplirlas y de los actos hay que hacerse responsable.

A veces es necesario dar la vuelta a la página y empezar de cero, aunque cueste o duela.

El mejor guerrero no es el que triunfa siempre, si no el que vuelve sin miedo a la batalla.

¿Y qué si me duele? ¿Y qué si me rompen? ¿Y qué si este mundo me arroja al abismo, dejando mis pies sin suelo? Tengo ganas de encontrar mi lugar.

No se preocupen por mi dolor, sólo estoy tratando de ser feliz. Sí, ¡sólo quiero ser feliz!

    Io*

jueves, 12 de julio de 2012

La felicidad


La felicidad es un estado al que toda persona intentamos llegar, aunque sea durante un tiempo, pero al menos, saber qué eso que nos hace sentir completamente realizados.

Pero la felicidad abarca un abanico tan grande, que no es nada fácil decir "estoy o soy completamente feliz". 

Yo, en innumerables ocasiones, me pregunto como será sentirse así, feliz. Supongo que una persona lo llega a ser, cuando tiene una estabilidad emocional y también laboral concreta. Estar bien con las personas que te rodean, tus verdaderos amigos. Tener un trabajo, (ahora tan importante) y estar bien en y con él. Tener una pareja con la que sentirse realizada, etc...

Supongo que para serlo, completamente, será necesario tener un poquito de cada una de las cosas buenas de la vida. En estos momentos, yo le doy mucha importancia al sentirse querida y apoyada por los que te rodean, por los que verdaderamente te quieren y aprecian, porque en realidad, lo que piense el resto, me es indiferente (aunque como normas de la sociedad, hay que tener una actitud de respeto y educación para con el resto de las personas).

No puedo decir que haya perdido la esperanza de ser feliz, pero el reloj corre en mi contra. Y aunque a menudo vea el horizonte todo negro, sí que hay ocasiones en las que se atisba un pequeño haz de luz, que te hace resurgir de las cenizas, como el Ave Fenix.

A todos, os deseo encontréis la felicidad plena, la que todos nos merecemos, y que disfrutéis de ella, porque la vida, amigos, es para vivirla. La felicidad es sólo una palabra, hasta que viene algo o alguien y le da sentido.

    Io*