Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2012

Pillarse de un "pillado"


Qué tontería ¿verdad? Puede parecer una estupidez, una locura, una pérdida completa de tiempo, pero..........¿cómo evitar sentir? 

"SENTIR: tener sentimientos, emociones o sensaciones, a través de las cuales, la persona consciente, tiene acceso al estado anímico propio".

Cuando decimos "estoy pillad@" y no conocemos demasiado a la otra persona, siempre nos imaginamos, evidentemente, que está disponible. En ocasiones (tal y como es mi caso), visualizamos más allá del momento presente determinadas circunstancias que nos gustarían se diesen. Error, gran y grave error. Construir castillos en el aire, sí, es bonito, porque te permite soñar (lo que es bueno para tener la mente activa), pero también te devuelve fuertes golpes, cuando bajas directamente a la realidad y cuando te das cuenta de que no es como tú habías imaginado y soñado.

Ver cada día a esa persona, por la que te levantas temprano para organizar tu día y estar disponible para verla SÓLO 5 minutos, yo lo considero estar "pillado". Esa persona a la que le dirías tres palabras, sólo tres, pero suficientes para calmar la angustia que sientes. Esas palabras son: "¡Cómo me gustas!".

Y es que me he vuelto adicta a ti, a tu mirada, a tu sonrisa, hasta a tu olor, al saber que estás cerca y anhelar verte a todas horas. A tus ojos marrones, a tu cara de niño y a tu sonrisa nerviosa.

Y una y otra vez me pregunto: ¿en verdad es tan grave que tú estés pillado?, porque dicen por ahí que "El que la sigue, la consigue".

       Io*


Sobran las palabras

Hay veces y días, en los que los sentimientos que tenemos hacia otro nos resultan difíciles de explicar y exponer ante los demás. En determinadas ocasiones las palabras sobran, siendo la mente la que se deja llevar, y hoy yo me dejo llevar.

Y como no sé expresar lo que me provoca, les dejo esta canción, que refleja perfectamente lo que yo siento cuando lo veo o pienso en él.


    Io*

Solamente podías ser tú


Tras semanas dándole vueltas, por fin tengo el valor, la cordura, la calma y la serenidad necesaria para sentarme frente al ordenador a escribir, relatar y volver a revivir, por enésima vez, cada caricia, cada susurro, cada palabra y cada aliento que me ha hecho y aún me hace estremecer; porque desde la distancia y las experiencias vividas, hoy sé que, solamente tú, tenías y tienes la honestidad, honradez y caballerosidad necesaria para tratarme como una princesa.

Si alguien me hubiese dicho hace seis meses que hoy estaría aquí sentada, escribiendo esto, lo hubiera mirado con cara de asombro, pensando que se confundía de persona. Pero sí, seis meses después puedo decir, que por una vez en mi vida, he sido la protagonista de la película, de mi propia película.

No nos engañemos, todos hemos soñado alguna vez con cuentos de hadas, con príncipes azules y con nubes de colores, y a pesar de lo que muchos dicen, es bueno seguir soñando, porque a pesar de que las película sólo sean eso, simples historias contadas por otros, siempre hay una pizca de realidad, y por qué no, nuestra realidad algún día se puede convertir en la gran película de nuestra vida.

Quizá el romanticismo extremo, los miles de películas y libros que nos han enamorado, que nos han hecho llorar y soñar, nos hagan ser una románticas empedernidas y creer en los finales felices, pero ¿hay algo de  malo en eso?; yo creo que no.

Creo en la vida, en el amor y en la lucha por lo que uno quiere, porque todo esfuerzo tiene su recompensa, porque sí, la vida es un intenso juego, y los juegos hay que jugarlos hasta el final. Unas veces se pierda y otras se gana, pero no merece la pena ver pasar el tren sin ni siquiera haber intentado subirse a él.

En estos momentos estoy viendo pasar mi tren, quiero subirme a él, pero yo sola no puedo hacerlo. Me entristece enormemente pensar que este juego entre amigos, esas charlas interminables, esas miradas llenas de complicidad, ese cariño, esa bonita amistad y esa pasión insaciable, puedan terminar, simplemente porque no seguimos la misma dirección o por no intentarlo aunque sea una sola vez.

Sé que hay cosas que nos separan y que en algún momento pueden suponer un abismo, pero en la diversidad está el equilibrio, y quizá esa inocencia y poca picardía, fruto de la falta de experiencia, sea el complemento perfecto, para sea lo que sea lo que nos depare el futuro.

Nosotros, somos y seremos los únicos capaces de poner las reglas a este juego, quizá sin sentido, pero nuestro juego. Para bien o para mal, los dos decidimos emprender este camino, y dure más o menos, lo único que tengo claro y sé es que quiero vivir el presente, el aquí y el ahora, porque la vida está para vivir intensamente, sin miedos y temores, ya que para sufrir siempre hay tiempo.

Simplemente me queda decir, a ti, mi gran amigo, cómplice y amante, gracias por ser como eres y por tratarme como una princesa.

Porque los sueños, sueños son; pero mi sueño se hizo realidad y por fin supe a que huelen las nubes.

     Murron*


domingo, 17 de junio de 2012

¿Qué será?


¿Qué será lo que nos hace eternos y da sentido a la vida? Eso que no se ve ni se toca, que no tiene palabras.

¿Qué será esa voz que nos habla desde el centro del pecho? Eso que provoca, ilusiona y atrapa. Eso que hace que su mirada sea tu propio reflejo, reflejo de tus sueños. 

Eso que hace que el tiempo desaparezca, cuando sólo es necesario estar juntos. A partir de ese momento, entregas todo, cada lugar, cada rincón, la locura y hasta la razón. 

Te acompañan sus latidos a todas partes como si ya no hubiese nadie alrededor. No hace falta más, tiene ya todo de ti. Cuando tienes ganas de pasar un minuto soñando, sin tener en cuenta a ese reloj que va contando las caricias.

El destino parece haber hecho un plan casi perfecto, asumiendo los errores, las virtudes,.... a partir de ese momento......entregas todo, y sientes que la piel va cumpliendo, poco a poco, todos sus deseos.

¿Qué será eso?


    Io*

viernes, 15 de junio de 2012

"Sorprendida"


Esta vez ya no puedo decepcionarme más. No me lo merezco, pero no puedo evitar "sorprenderme" al ver como la gente cambian tanto, de la noche a la mañana. 

Ya hace unos meses, a principios de año, tuve un momento en el que no entendía el cambio de actitud de ciertas personas, pero parece estar de moda, porque vuelve a repetirse la escena. 

Vuelvo a pensar que quizá, tengo menos de lo que esperaba, pero tal vez esperaba más de lo que debía esperar. Sobre todo, igual esperaba más de alguien de lo que debía, pero aún, sentirte así es feo.

La diferencia ahora, es que no me va a afectar más de lo que se merece el asunto, puesto que no parece tener importancia. Para esta ocasión me acuerdo a menudo de un refrán que dice mucho mi padre: "Arriero somos y en el camino nos encontraremos". A cada uno lo suyo.

Jamás entenderé que la aparición en la vida de uno de una nueva persona, tenga que desplazar hasta el último lugar de la fila a otros. Para mí, las personas que siempre están, o han estado, conmigo no tienen ningún orden de clasificación, son importantes para mí y por eso siempre les tengo presentes. 

Seguiré esperando, aunque sentada por lo que pueda demorarse el asunto, y atenta a que le "apetezca" compartir sus ilusiones, si es que se le puede llamar así.


    Io*

jueves, 7 de junio de 2012

Hace un año.....


El tiempo pasa volando, y a pesar de que muchos días se nos hagan eternos deseando no habernos levantado ni tan siquiera de la cama, los días se suceden unos a otros de una manera extraordinariamente rápida. 

Justo hace un año, yo ya conocía a alguien que no sé aún muy bien por qué motivo, me caía especialmente bien. Notaba esa sintonía, ese feeling, entre dos personas que pueden llegar a ser buenos amigos. Pero un día, de pronto, me dí cuenta de que me importaba demasiado lo que me dijese, lo que hiciese y cualquier comentario suyo era muy analizado por mí y tenido muy en cuenta. Hace sólo unos meses que empecé a verlo con otros ojos. Pero está PROHIBIDO.

Ha pasado todo este largo tiempo, pero para mí ha sido como a una velocidad extrema, que me ha hecho sentir y vivir emociones muy dispares. Seguimos en el mismo punto, y así creo se quedará, porque lo único que quiero aprovechar es el hoy, el día a día, porque el ayer, ya se marchó y el mañana, aún no ha llegado.

Quiero que siga presente en mi vida aunque me cueste olvidar demasiado.

    Io*