Páginas vistas en total

viernes, 9 de marzo de 2012

Beso de película


             Besos cinematográficamente perfectos. Son apasionados, tormentosos, espectacularmente llamativos. Besos en blanco y negro o en color, en primer plano, contrapicado, a media luz, a cámara lenta. Prohibidos, imposibles. Todos ellos, inevitablemente, con música de fondo, bandas sonoras tan inolvidables como los besos que acompañaron.


             ¿Quién no ha soñado alguna vez con la escena de Ghost, cuando Patrick Swayce, en medio de la noche, se despierta solo en la habitación y va en busca de su chica? Es tan sensual la escena del momento arcilla, que la sola B.S.O utilizada, es icono en el ideal de momento  a recrear para cualquier chica.


                O, ¿Cómo olvida ese beso de Jack y Kate sintiéndose los reyes del mundo, contando como únicos testigos de su amor al viento y el sol del final del día?


             Algunas de nosotras, igual, en alguna ocasión, también hemos dicho que no podíamos enamorarnos de alguien en particular, yo soy fiel reflejo de eso. Pero enamorarse de alguien en inevitable, no podemos elegir de quién lo hacemos, simplemente surge. De esa persona recibiremos el beso más dulce, apasionado y que recordaremos para los restos.


               El beso más inocente que podamos dar o recibir, puede llegar a marcarnos también, porque puede ser o nuestro primer beso o el que de comienzo a una bonita historia, que se quede en recuerdo o nos proporcione una experiencia inolvidable.


            Yo, recrearía, una y mil veces, cada uno de estos y otros muchos besos que han marcado mi vida. Los que he dado,  todos los que se han quedado en el tintero y los muchos que espero aún me queden por dar y recibir.

¡BESEMOS TODO LO QUE PODAMOS!

     ****

1 comentario:

  1. amén!!!

    joooo, tenemos los mismo gustos peliculeros ehh.... somos tan piquis todas, parece que estemos cortadas por la misma tijera!! jajajaja

    mi favorito sin duda el del Diario de Noah!!!

    un besitooo

    ResponderEliminar