Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

Vale la pena esperar

Como bien dice la película “A tres metros sobre el cielo” existe el momento en el que todos pasamos por: “De repente ocurre, algo se acciona y en ese momento sabes que las cosas van a cambiar; es ahí cuando te das cuenta de que las cosas ocurren sólo una vez”, y que cierto es.

A pesar de que en la vida creemos que ese momento lo vivimos muchas veces, lo realmente cierto, es que SÓLO OCURRE UNA VEZ. Hay tantas cosas que sólo ocurren una vez; sólo tenemos un primer amor,  un primer beso, sólo una primera vez, la experiencia de ser madres por primera vez, etc; sólo tenemos una vida y deberíamos valorar todas esas primeras veces mucho más.

A menudo, nos damos cuenta por acciones o hechos que surgen de manera coordinada, y que nosotras ligamos para que tengan un sentido completo, pero en ocasiones……demasiado tarde.

Por eso tenemos que aprovechar las cosas tal y como vienen, conservar lo que tenemos, olvidar lo que nos duele, luchar por lo que queremos, valorar lo que poseemos, disfrutar de los que nos quieren, e incluso, perdonar a los que nos hieren.

Cuando creemos que ya todo no puede ir peor, de pronto el mundo da un giro tan rápido, que nos cuesta asumir que las cosas pueden ponerse de cara para nosotras. Pero ese día llega para tod@s, y lo único que podemos hacer es asumirlo, disfrutarlo y ser feliz, porque el dolor se supera, porque la verdad insiste, porque tener coraje te hace levantar, porque el miedo también fortalece, porque los errores nos enseñan y porque nadie es perfecto.

La vida siempre nos da una segunda oportunidad para todo y pone a cada uno en su lugar. Y aunque no todo siempre es perfecto (dado que nada ni nadie lo es) existe ese momento en el que para una, alguien y algo sí lo es.

Cuando estás sumida en una espiral de confusión, sí puede ocurrir que ese ser que llena tu todo comience, de manera encadenada, a hacerte partícipe de su vida. En ese momento es como si vivieseis en una isla flotando en el mar, donde las lágrimas de tristeza dan paso a olas de alegría, y como si él mismo te dijera que quiere un mundo contigo, sólo contigo, que está a un paso de ganarse la alegría, vivir siempre junto a ti………y bueno, la explosión de júbilo que una siente por dentro debe ser tan abrumadora, que las mariposas deben inundar cada rincón del interior, sin dejar cabida a nada más, sólo quizá al miedo.

¿Sabéis porqué ocurre eso? Porque no hay que darse por vencida, porque vale la pena esperar, esperar y esperar esa señal del destino.

Porque para todas existe ese “Someone like you”

Io*


No hay comentarios:

Publicar un comentario